Viviendas pasivas. Las casas del futuro

Viviendas pasivas. Las casas del futuro

Las viviendas pasivas, son un tipo de edificación sostenible, lo que quiere decir que su pilar fundamental es la eficiencia energética. Para crear espacios cómodos y saludables. En este artículo te hablamos de las viviendas pasivas. Las casas del futuro.

Los principales beneficios que se le atribuyen a las casas pasivas son el aumento de la calidad de vida de sus habitantes, el ahorro energético, una mayor presencia de luz natural en el interior y la disminución del impacto medioambiental de la edificación.

El principal inconveniente que podemos encontrar en cuanto a estas casas es el precio, entre un 10% y 15% mayor que el una vivienda convencional. Aunque gracias al ahorro energético que proporcionan estas viviendas la diferencia se puede amortizar en 10 años.


Las viviendas del futuro

Las viviendas pasivas buscan minimizar el uso de de los sistemas tradicionales de refrigeración y calefacción. Para conseguir la eficiencia energética a través del aprovechamiento de las condiciones climáticas y del espacio en el que se ha construido la vivienda. Esto permite disfrutar de una temperatura más confortable en el interior de la casa con un consumo muy pequeño.

Los estándares establecidos en el Certificado Passivhaus establecen, que las construcciones deben disponer de aislamiento térmico, eliminación de puentes térmicos, máxima calidad del aire interior, control de las infiltraciones y el aprovechamiento de la energía solar.

Los factores anteriormente explicados, reducen hasta un 90% el consumo energético respecto a las edificaciones tradicionales y un 75% respecto a las de obra nueva.

En España, actualmente existen 60 viviendas pasivas repartidas por todo el territorio nacional.


Requisitos para ser considerada una vivienda pasiva

  1. Elegir un aislamiento térmico de primera calidad
  2. Eliminación de los puentes térmicos
  3. Contar con un sistema de ventilación
  4. Estanqueidad más eficiente

¿Qué requisitos debe cumplir una vivienda para ser considerada pasiva?

Para que una vivienda pueda ser certificada como pasiva, debe de cumplir los siguientes requisitos.


1. Elegir un aislamiento térmico de primera calidad

Este tipo de componentes permiten reducir el consumo de energía hasta un 30%. Consiguen preservar el calor durante el invierno y el frio durante el verano. Dependiendo de las condiciones climáticas de la zona donde se construya la vivienda el aislamiento térmico debe de tener un grosor de 15 a 20 cm. Elegir una instalación de ventanas de calidad evitará la pérdida de calor.


2. Eliminación de los puentes térmicos

Los puentes térmicos son zonas envolventes de los edificios, contienen juntas de diferentes materiales que ocasionan la rotura de la continuidad de la capa aislante, lo que provoca una perdida del calor. Al eliminarlos se mantiene la temperatura ideal en el interior.


3. Contar con un sistema de ventilación

Usar ventilaciones naturales permite distribuir aire fresco en el interior de la vivienda, para disfrutar de un aire de calidad. De esta forma se puede prescindir de la instalación de sistemas refrigerantes.


4. Estanqueidad más eficiente

Para evitar filtraciones de polvo o la pérdida del calor es necesario sellar las uniones de los materiales utilizados en la construcción. Con el objetivo de crear un efecto de estanqueidad efectivo y eficiente.


Esperamos que este artículo te haya servido para saber que son las viviendas pasivas. Las casas del futuro. Si estás interesado en vender tu vivienda visita nuestra web.