Opciones para pedir una hipoteca si tu perfil no es el idóneo

Opciones para pedir una hipoteca si tu perfil no es el idoneo

Conseguir una hipoteca para comprar una casa no es una tarea sencilla en determinadas ocasiones, pues las entidades financieras a la hora de conceder un préstamo, tienen en cuenta demasiados aspectos. Por ello, en este artículo te explicamos las opciones para pedir una hipoteca si tu perfil no es el idóneo.

Uno de los principales requisitos es que las deudas y las cuotas de la hipoteca del solicitante supongan como mucho un tercio de su total de ingresos. También se tiene en cuenta la calidad de los ingresos, es decir, no es lo mismo una persona con un contrato temporal, que otra con un contrato indefinido y de larga duración.

Esto provoca que se soliciten garantías adicionales por parte del banco, que te vamos a explicar a continuación.


Alternativas para pedir una hipoteca si tu perfil no es el indicado

  1. Solicitar un avalista
  2. Doble garantía
  3. Hipotecante no deudo

¿Qué alternativas existen para pedir una hipoteca?

A continuación te explicamos de forma detallada las principales alternativas que existen para pedir una hipoteca, si tu perfil no es el indicado.


1. Solicitar un avalista

Si las garantías no son suficientes, se puede solicitar que otra persona ejerza de avalista de la hipoteca. Esto es, que dicha persona responda con sus bienes en caso de producirse un impago por parte del titular del préstamo.

La entidad financiera en ese caso, reclamará la deuda al avalista que responderá con todo su patrimonio presente o futuro. Por lo que ser avalista o no de alguien es una decisión que hay que tener muy clara.


2. Doble garantía

Se suele utilizar si se necesita una financiación mayor al 80% de la vivienda, que es el máximo que entrega el banco. Así pueden concederte el 100% del valor de la vivienda, cuentas con una hipoteca y dos garantías. La hipoteca cubre el 80% de la vivienda y el otro 20% se cubre con un bien.

Si tienes bienes y quieres usarlos como garantía en vez de usar tus ahorros, esta puede ser una buena opción para ti.


3. Hipotecante no deudor

En este caso el hipotecante podrá aumentar las garantías, limitando el riesgo, al poner como salvaguardia un bien y responder con todos sus bienes en caso de impago.

Se debe elegir un bien que sirva de garantía, ya que esta es igual de larga que la hipoteca, llegando incluso a los 30 años en muchos casos. El bien no se podrá vender hasta que no este saldada la deuda con la entidad financiera. Por ello, es adecuado elegir un bien que no se tenga que utilizar en el corto o medio plazo.


Esperamos que este artículo te haya servido para conocer las opciones para pedir una hipoteca si tu perfil no es el idóneo. Si estás interesado en vender tu casa o piso visita nuestra web.